¿Cómo manejar a las personas AGRESIVAS?

“Mi pareja golpea cosas cuando se enoja”, “mi novio o novia se ponen muy agresivos por nada”, “tengo una relación violenta”… Estas son búsquedas comunes por las cuales las personas acuden al psicólogo.

En este video te dejo algunos 4 pasos para manejar a personas agresivas, pero si esa persona agresiva a quien quieres aprender a manejar eres tú mismo, entonces te recomiendo que veas otros videos que tengo en la parte de la descripción.

¡Hola! Mi nombre es Chris Núñez, soy psicólogo. Agradezco tu vista y deseo que este contenido te resulte de utilidad, si es así, te invito a que te suscribas para que no te pierdas los videos que vendrán en el futuro. Ahora sí, ¡vamos a comenzar! 

Solo como una nota preliminar, la manera de manejar a una persona agresiva depende mucho de quién es esa persona ¿es mi pareja? ¿es mi hijo o hija? ó es otro tipo familiar, sin embargo, aquí lo voy a hablar de manera muy general con la idea de que les sea útil a más personas.

Paso #1. Hazte la pregunta ¿Por qué TENDRÍA QUE aprender a manejar a esta persona agresiva?

Lo primero que quiero que te preguntes es por qué tendrías que molestarte en aprender a manejar a una persona agresiva en tu vida. La conducta agresiva de una persona puede dejar huellas importantes en tu autoestima y desarrollo personal, nadie tendría qué tener que tolerar la conducta agresiva o violenta de alguien más.

Si crees que en algún momento la conducta agresiva de esta persona a quien aprecias, te está poniendo en riesgo, la recomendación número uno sería alejarte y en caso de ser necesario, recurrir a familiares, amigos y autoridades competentes para que te ayuden a liberarte de la prisión que se vuelve convivir con alguien en extremo agresivo.

Esto es particularmente cierto si la persona agresiva es una persona adulta. En ocasiones creemos que debido al lazo familiar que tenemos con esa persona, es parte de nuestra responsabilidad lidiar con su problema de ira, pero esto es totalmente falso, aunque si bien una persona no puede elegir sus estados emocionales, es decir, una persona no puede elegir no sentir ira, si que puede elegir sus acciones (en especial aquellas en las que no está experimentando la ira).

Si crees que eres responsable de la conducta agresiva de alguien más, difícilmente avanzarás por este camino. Debes darle a cada persona la responsabilidad que le toca por sus acciones, y creer firmemente, que si le dejas elegir, actuará de la manera más sana y conveniente para ella.

Paso #2. Comprométete contigo mismo.

Si, a pesar del paso número uno, decides que quieres estar con esa persona agresiva entonces vamos a dar paso a la segunda pregunta importante. ¿Puedo comprometerme con esa persona agresiva a pesar de que no cambie sus forma de actuar? Esta pregunta es quizá un poco más dura que la anterior.

En este segundo paso debes pensar que esa persona agresiva es, al igual que tu y yo, una persona imperfecta, con muchísimas áreas de oportunidad, que comete errores y va a fallar. Por lo tanto, aunque la conducta agresiva es una equivocación (porque no resuelve nada), esa persona tiene derecho a cometer esa equivocación.

Solamente la persona agresiva tiene la capacidad de decir cambiar su forma de comportarse y, si nosotros le exigimos que haga las cosas de una manera diferente, estaremos en una lucha constante con ella

Entonces, si queremos estar con una persona agresiva es porque vamos a aceptar que ella no haga cambios, sino que tomaremos decisiones en base a nuestras propias acciones para manejarlo de la manera más sana que nos pueda resultar a nosotros mismos.

A sabiendas que las acciones que nosotros vamos a tomar no son y nunca serán para que el otro deje de actuar como lo hace, tomaremos acción para nosotros mismos sentir que estamos haciendo nuestra parte para construir la vida satisfactoria que deseamos tener.

Paso #3. Que comience la ACEPTACIÓN del otro.

Ahora que has dejado de querer cambiar al otro te voy a invitar a hacer el paso más difícil, busca aceptarlo tal y como actúa, a pesar de sus errores y conductas agresivas. No quiero que esto se salga de contexto y que pienses que debes aceptar las agresiones de alguien más, eso ya lo discutimos en el apartado inicial.

Lo que te estoy diciendo es lo siguiente: normalmente cuando intentamos lidiar con una persona agresiva lo que hacemos es aumentar la agresión, ya sea una agresión activa, como gritar nosotros también, o una agresión pasiva, como hacer la ley del hielo, y el resultado siempre es el mismo: la agresividad no disminuye sino que aumenta. 

Entonces, si ya probamos esta fórmula, de atacar agresión con agresión, y hemos visto que no funciona, tenemos que intentar cosas diferentes: la aceptación del otro, es una alternativa, no es la única, pero es la que yo te ofrezco en este video. Porque lo único que sé que no te funciona, es lo que has hecho hasta ahora.

Paso #4. No luchar, nunca luchar.

Cuando estás viviendo una conducta agresiva de alguien más vas a tener dos elementos que buscarán tomar el control de tus acciones y que son inevitables: tus propias emociones de enojo y tus pensamientos de que debes luchar

Te digo que estos dos elementos buscarán tomar el control de tus acciones y son inevitables, porque muchas veces las personas quieren aprender a que esto no les afecte, pero esto no se puede lograr. Somos personas, y como tales, tenemos pensamientos y emociones queramos o no.

Ahora pregúntate, si yo no respondiera tratando de luchar con la persona agresiva ¿qué haría entonces? ¿cómo me comportaría? ¡Y comprométete con ello! No luchar es la primera etapa (muy difícil por cierto), pero no es suficiente, siempre tengo que colocar otra acción que complemente mi plan.

Si he decidido aceptar al otro y no luchar con él, ¿cómo me voy a comportar entonces? Porque si logras responder a esa pregunta, entonces habrás aprendido a manejar de una manera más sana a las personas agresivas.

Despedida.  

Muchas gracias por haber visto este video, si te gustó por favor suscríbete y déjame aquí abajo en los comentarios tu respuesta a esta pregunta: Si he decidido aceptar al otro y no luchar con él ¿cómo me voy a comportar entonces? Tal vez tu respuesta pueda ayudar a alguien que la esté pasando mal. ¡Nos vemos pronto! 

Deja un comentario