¿Cómo Generamos Nuestra Propia Ansiedad? | Psicólogo en Querétaro

¿Cómo Generamos Nuestra Propia Ansiedad? | Psicólogo en Querétaro

En este post aprenderás cómo las personas generamos nuestra propia ansiedad, sabrás qué es la ansiedad y como la experimentamos normalmente, conocerás el papel de nuestros pensamientos al momento de fomentar la ansiedad como un estilo vida, así como cuáles son los pensamientos que generan la ansiedad y algunos pasos a seguir para empezar a reducirla en mi vida diaria.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad y el miedo son respuestas que nuestro organismo está acostumbrado a procesar de manera constante, al igual que muchos otros seres vivos, requerimos de ambas emociones para poder sobrevivir en nuestro ambiente.

Sería absurdo que viviéramos sin miedo, por ejemplo, a caminar solos en callejón oscuro ya muy entrada la noche o a manejar a altas velocidades. Estas emociones nos sirven porque nos protegen y nos hacen escoger los caminos seguros.

Revisa esta entrada sobre tips para combatir la ansiedad.
Sin embargo, cuando las preocupaciones son excesivas y en cierta medida exageradas, se habla de problemas para manejar la ansiedad. Cuando esta preocupación está relacionada con situaciones particulares se puede nombrar de diferentes formas, por ejemplo, a quedarnos encerrados, claustrofobia, o a estar en lugares muy abiertos, agorafobia. Si la ansiedad aparece por una gran cantidad de circunstancias se le llama ansiedad generalizada.

La ansiedad es entonces, la preocupación que presentamos ante una posible amenaza del futuro. Por ejemplo, a presentar un examen, a que nuestros familiares no lleguen, a hablar en público, a subirnos en un avión, etc.

La ansiedad, se puede manifestar de muchas formas, algunas son psicológicas, como pensamientos que no podemos sacarnos de la cabeza, y otras son fisiológicas, como problemas gastrointestinales o alteraciones en nuestro horario de sueño.

Aunque todas las personas presentamos ansiedad, en algunos individuos puede ocasionar alteraciones tan graves que le impidan realizar sus actividades cotidianas, dejan de trabajar o de ir a clases porque el miedo y la preocupación es tal que prefieren evitar exponerse a cualquier situación que les pueda generar un ataque de pánico.

Desde la perspectiva psicológica, la ansiedad es generada por una serie de pensamientos que tenemos sobre las situaciones que vivimos. Propiamente no son las situaciones los que desencadenan la ansiedad en las personas, sino los pensamientos de que estas situaciones se saldrán de control o saldrán mal irremediablemente.

¿Cuál es el papel de los pensamientos en la ansiedad?

El panorama más básico de cómo generamos nosotros mismos la respuesta de ansiedad es el siguiente: 1) Vivimos una situación desencadenante (p.ej. mi pareja no me llama y dijo que lo haría); 2) Aparecen en nuestra mente pensamientos o apreciaciones de ansiedad (p.ej. seguramente ya le pasó algo); y 3) Aparece la respuesta de ansiedad.

La ansiedad se genera siguiendo este patrón de tres elementos: la situación, nuestra interpretación de que se trata de una situación que debería generar ansiedad y la respuesta de ansiedad. Por simple que parezca, conocer este patrón es el primer paso para comenzar a cambiarlo.

El insomnio es un síntoma importante de ansiedad, responde a este test para saber si tienes insomnio.
Otro factor relevante, que incrementa o disminuye la ansiedad percibida en determinada situación son nuestros métodos de afrontamiento, o mejor dicho, la capacidad que creemos poseer para hacer frente a la situación desencadenante. Siguiendo el ejemplo anterior, si yo me percibo incapaz de saber en dónde está mi pareja o corroborar que está bien, entonces mi ansiedad aumentará.

Así, podemos decir que a mayor vulnerabilidad percibida, la persona presentará un mayor grado de ansiedad. En el otro extremo observamos a las personas que tienen una sensación falsa de poder controlar las cosas que pasan a su alrededor, que se conocen como obsesivas-compulsivas (pero este tema lo dejaremos para otro post).

¿Cuáles pensamientos me ocasionan ansiedad?

Cuando las personas tenemos un pensamiento sobre una situación en particular, olvidamos que se trata solamente de una interpretación de la misma. Más bien, lo consideramos una regla o una ley, consideramos que nuestro pensamiento es totalmente cierto y que somos infalibles.

Mide que tanta ansiedad estás sintiendo respondiendo este test.
Por ejemplo, si veo que a mi pareja le llega un mensaje y pienso que es de una persona con la que me está siendo infiel, automáticamente comenzaré a sentir el abandono y el miedo a estar solo o sola. No me detengo a cuestionarme que este pensamiento que acabo de tener es solamente una interpretación de entre muchas otras que existe, para mí, ya es verdad y describe la realidad al 100%.

En la terapia tenemos que trabajar en volver a “calibrar” nuestro medidor de pensamientos ansiosos, para cuestionar las frases que pasan por nuestra cabeza antes de tomarlas como verdades absolutas.

Los principales pensamientos desencadenantes de la ansiedad son los siguientes: exageraciones (p.ej. “si hago el ridículo bailando seguro que todos se reirán de mí y no lo podré soportar”), necesidad de ayuda (p.ej. “si no voy acompañado seguro que algo malo me sucede”), y de poca seguridad (p.ej. “si me subo a un avión seguro que este se descompondrá sin remedio”).

Existen otro tipo de sesgos cognitivos o errores lógicos que no discutiremos en este apartado, pero estos son los más importantes tratándose del tema de ansiedad. Si quieres saber más de este tema, revisa por favor el siguiente podcast que he hecho al respecto:

¿Cómo comenzar a reducir mi ansiedad?

El primer paso es ir incrementando mi sensación de autoeficacia, es decir, comenzar por creer que soy capaz de hacer frente a la ansiedad y que puedo aprender (a través de mucho trabajo) técnicas para no dejar que la ansiedad domine mi vida.

Una forma de hacerlo es voltear al pasado para ver las situaciones del pasado que sí has podido resolver, del modo en que pudiste resolver estos conflictos pasados, podrás resolver los actuales. Además, dejar de minimizar las situaciones que sí resuelves sin ayuda de los demás.

Requiere mucho trabajo, pero si eres capaz de observar los pensamientos desencadenantes de ansiedad, cada vez serás más eficaz para mantenerlos en la mente y ver si son reales o no. Aquí hablamos un poco sobre cómo los pensamientos pueden ser exagerados, pero recuerda, esta es apenas una primera fase, los seres humanos somos capaces de reflexionar acerca de nuestras creencias para cambiarlas por unas más sanas.

En un video he profundizado más sobre los pasos a seguir para reducir los pensamiento negativos y hacer frente a la ansiedad y depresión, chécalo aquí:



Antes de irte…

Si te gustó este contenido por favor compártelo para crear mayor cultura de la salud mental, cada persona que se informa es una menos que estigmatiza a quienes acuden a un psicólogo.

Si deseas agendar una consulta por favor llámame o escríbeme vía whatsapp al: (442)181-9069, si no vives en Querétaro también te puedo ofrecer una consulta online (checa los requisitos). Nos vemos el próximo post.

Contacto Psicólogo en Qro:

Correo:
christiannp89@gmail.com

Celular (Querétaro, México):
+52 (442) 181 9069 (Whatsapp)

Deja un comentario

¡Llama ahora!