DEPRESION ADULTO MAYOR

Enfrentar las Pérdidas y el Duelo.

¿Cómo hacen las personas para enfrentar las pérdidas y qué es el duelo? El duelo es el proceso al que se enfrenta cualquier persona que presenta una pérdida, sea cual sea. En este post te explicaré cuáles son las características del duelo normal, cuando hablamos del duelo anormal o patológico, cómo prevenirlo y por qué este tema toma tanta importancia durante el envejecimiento y en los adultos mayores.

¿Cuál es el proceso de duelo normal?

Para empezar a comprender lo que es el duelo normal, primero nos debe quedar claro lo que significa la muerte y las pérdidas. Y es que aunque parezca lógico, no todos entendemos la muerte de la misma manera. Por ejemplo, desde el punto de vista médico la muerte es la pérdida irreversible de las funciones respiratorias y circulatorias o cuando todas las estructuras del cerebro dejan de funcionar, pero desde la perspectiva social y cultural la muerte un estado de bienestar (“ya pasó a mejor vida”), una recompensa (“ya merecía descansar”), un misterio (“la vida después e la muerte”) o un castigo (“se lo merecía”), entre muchas otras cosas.

Entonces, el duelo es la respuesta con la que afrontamos una muerte, ya sea el anuncio de nuestra propia muerte o la de un ser querido. Esta forma de afrontamiento puede generar mucho estrés psicológico o no, dependiendo de la pérdida de la que se trate y puede generar síntomas como los siguientes: Sentimientos de vacío, pérdida de energía y fuerza, trastornos digestivos, ira, ansiedad, depresión, trastornos del sueño y problemas de atención y memoria.

Todas las pérdidas generar estrés y malestar, pero hay algunas que destacan por ser las que generan mayores síntomas de depresión y ansiedad. La pérdida del cónyuge suele ser de las más devastadoras pues imagínate que para una pareja de adultos mayores significa perder su principal relación afecta que han cultivado en los últimos ¡50 años! Si te queda alguna duda de lo duro que esto puede llegar a ser solo échale una mirada a la historia de Carl y Elli (sí, de la película de pixar de hace mil años).

Y si es una respuesta normal ¿cuándo se vuelve patológica?

Otro tipo de pérdidas pueden ser la de las capacidades mentales. Checa este post de la demencia.

Esta pregunta se ha respondido de diferentes formas. La más tradicional es por la duración del duelo. Se piensa que todos los síntomas que expuse antes son normales incluso aunque puedan ser muy severos, pero deben de ir desapareciendo con el tiempo después de la pérdida y en el periodo de seis meses a un año, ya deben casi inexistentes.

Este parámetro para determinar si el duelo es normal o no puede ser errónea. Por ejemplo, en ocasiones sanar la pérdida puede tomar más tiempo y nunca volver al estado “anterior” previo de a la pérdida, sino que la persona a aprendido a vivir con ella aunque suele tener recaídas.

Un mejor criterio para determinar si el duelo es normal o no es ver que tan funcional es la persona que lo presenta. Por ejemplo, los síntomas de depresión o insomnio pueden ser severos, pero la persona continúa realizando actividades de su vida cotidiana como hacer las compras, conversar con amigos y familiares, preparando sus alimentos y haciéndose cargo del hogar. Entonces, cuando los síntomas del duelo le incapaciten para volver a su vida cotidiana entonces podremos pensar en un duelo patológico sin que esto deba de darse en un tiempo determinado.

¿Se puede prevenir el duelo?

La respuesta es que…. no. Así es, el duelo no se puede prevenir debido a que como es una respuesta normal frente a una pérdida es perfectamente natural pasar por ella. Sin embargo, si hay características en las personas que les han ayudado a que el proceso de duelo se desarrolle lo más sano posible.

Uno de los factores protectores frente al duelo es la religiosidad de la persona. ¡Ojo! No solo la espirituralidad de la persona, si no el hecho de estar inmerso en un grupo religioso. Se piensa que el hecho de tener un grupo y creencias religiosas ayuda a sobrellevar el duelo por diversas razones: por ejemplo, existe una creencias del tipo “vida después de la muerte” que puede llevar a reunión posterior; permite ofrecer un sentido y significa a la pérdida y tener una figura de apego seguro (un Dios que nos ama y protege incondicionalmente). ¡Todo ello por supuesto que ayuda!

¿El tema del duelo y la vejez están relacionados?

Por supuesto que… SI. Tú puedes pensar que la muerte es algo que puede llegarte en cualquier momento y tienes toda la razón. Sin embargo, las personas que están más expuestas a un mayor número de pérdidas es la población adulta mayor. Piénsalo así, según el INEGI entre los 20 y 34 años son la edad en que más mexicanos mueren y todos ellos eran hijos de alguien que probablemente ya era un adulto mayor.

Si eres adulto mayor con un envejecimiento normal te tocará enterarte del fallecimiento de un gran número de personas a tu alrededor, por ejemplo, tus amigos de la infancia, del trabajo, tus padres y muchos otros familiares. Esto no es para que te desalientes sobre querer envejecer sanamente, sino para que te des cuenta del sufrimiento y los duelos acumulados que puede tener un adulto mayor y que muchas veces no nos damos cuenta.

La recomendación es estar alerta de los sentimientos nuestros padres y abuelos en búsqueda de que no tengan que enfrentar solo a todas estar pérdidas. La ayuda de la familia y, cuando sea necesaria, la orientación de los profesionales es fundamental para evitar que una persona tan querida para ti deba luchar sola contra el duelo.

¡Muchas gracias por leer este post! Si llegaste hasta aquí ya sabes lo que es el duelo y cuándo es lo suficientemente grave para considerarlo patológico, además ahora te has dado cuenta que familiares tuyos pueden estar pasando por este proceso y necesitan de tu apoyo. Ayúdame a hacerles llegar este mensaje compartiendo este contenido en tus redes sociales con los botones de aquí abajo. Compártelo con tu abuelo y tu abuela para ver que les parece y nunca dejen de vivir a lo grande.

Deja un comentario