Método de trabajo

El modelo de trabajo es centrado en la persona y en las evidencias, pues buscará enfocarse  en las necesidades individuales más que en la enfermedad y patología , así, el tratamiento que se proponga tendrá un sustento científico de los beneficios que ofrecerá a la persona. Este modelo consiste en 4 etapas:

Diagnóstico.

Es la primer etapa del proceso, consiste en esclarecer las principales razones que mueven a buscar la consulta. El diagnóstico está centrado en los procesos cognitivos y emocionales, aquí se establece la situación actual de la persona y las metas del tratamiento. Esta etapa puede tomar varias sesiones dependiendo la situación particular y puede involucrar la realización de cuestionarios, pruebas psicométricas y neuropsicológicas para identificar las necesidades actuales. Se entrega un reporte con diagnóstico y recomendaciones pertinentes.

Tratamiento.

En esta etapa se desarrollaran diferentes actividades y técnicas sugeridas a partir del diagnóstico, pueden variar desde la implementación de técnicas muy específicas para trabajar manifestaciones de síntomas (p.ej. problemas de memoria, ansiedad, depresión, etc.) hasta modificaciones en el ambiente donde se desenvuelve la persona, se pueden utilizar ejercicios que estimulen los procesos de memoria y atención o abrir un espacio que invite al diálogo, la introspección y reflexión. El tratamiento puede llevarse a cabo en forma individual o de grupo, además, también puede ser necesario el trabajo con la familia según sea necesario. El tratamiento puede llevarse a cabo en la consulta o establecer trabajo para casa.

Resultados.

Una vez que la etapa de tratamiento concluye, ese necesario revisar los resultados que se obtuvieron, aunque el tratamiento es un proceso dinámico que podrá cambiar conforme las necesidades individuales, las situaciones que motivaron el primer acercamiento deben mejorarse. En esta etapa se pueden volver a utilizar los métodos empleados en un inicio para delimitar el problema.

Seguimiento.

Una vez que concluye el tratamiento se programan algunas sesiones de seguimiento para corroborar que se hayan eliminado las quejas iniciales: la primera al mes de haber concluido, una segunda a los tres meses y una final a los seis meses. Esto servirá para reforzar la fase de tratamiento y detectar posibles problemáticas que se hayan presentado a lo largo del tiempo, además de constatar que las situaciones que generaron dificultades se hayan controlado.